martes, 20 de abril de 2010

Ser y Estar

Desde un cierto punto de vista se puede considerar que tengo tendencia al delirio, que he tenido tendencia a la psicosis (a la que he perdido todo el miedo, momento en el que dejó de ser un problema), y sin embargo tengo muy claro que es algo que mi cerebro hace, como hace tantas otras cosas, no algo que soy. Si considero que "soy" esa tendencia, la capacidad de conocerme y obtener control sobre esa tendencia desaparece, y con ella toda esperanza.

Si hago caso al tinglado psiquiátrico, no harán más que meterme miedo, que teledirigirme hacia el "soy", cuando he comprobado que si estoy y no estoy ahí, entonces no se puede decir que “soy”, ya que siendo lo “sería siempre” ¿no? (este tipo de argumento se llama lógico)

También me engañan con el pronóstico, me adivinaron deterioro, cual futurólogos siniestros. Es bien sabido que los médicos se curan en salud, y prefieren ponernos en lo peor para lavarse las manos si lo peor sucede. Puedo entenderlo hasta cierto punto, pero no hasta el punto de que ese curarse en salud sirva también para justificar la ceguera total ante todo lo que contradiga su catecismo , que dice:

"La esquizofrenia es una enfermedad mental grave e incurable, sólo con fármacos podrá llevarse una vida normal y controlar los síntomas"

Rezándole al catecismo entran en contradicción con la propia naturaleza del criterio científico, que por definición debe luchar para encontrar explicación no sólo a las reglas sino también a las excepciones. En las excepciones, en las fronteras, está la plataforma para avanzar, nadie avanza aferrándose sólo a las certezas, nadie irá a ningún sitio sin pensamiento divergente, la lógica es sólo una forma de pensamiento, y pretender convertirla en pensamiento único es de una pobreza intelectual lamentable.

Pero incluso aferrándose a la lógica (y yo lo hago a menudo, como se puede comprobar) se están desatendiendo evidencias, aunque bien es cierto que tales evidencias muchas veces no están a la vista del profesional, en la medida en que si una persona descubre que puede vivir sin medicación, dejará de necesitar los servicios de quién sólo le ofrece medicación. Este abandono de la relación con el profesional dice menos del profesional, o más bien del sistema al que pertenece, que de quien abandona, sobre todo si este último lo hace porque ha encontrado respuestas fuera de ese ámbito.

Qué más quisiera yo que la psiquiatría se apoyase en criterios científicos, que no cientifistas, os aseguro que, si fuese así, millones de personas podrían vivir mejor de lo que viven. Para hacer esta afirmación me apoyo en criterios empíricos, que me parece que también son científicos.

13 comentarios:

  1. Comentario final de una de mis últimas entradas:
    "Otra cosa es que usted prefiera entender mejor que es lo que está haciendo, o saber para que lo hace, o que consecuencias va a tener esto en las personas que ha atendido en el día. Esa ya es otra historia, de la que usted, no sabrá nada nunca. Según sesudos estudios, esto se debe a que el paciente ha mejorado y ya no le necesita. "
    Totalmente de acuerdo, para variar, hasta con las comas. Y el tema es peor de lo que se puede llegar a pensar. El temor, y este modo de proceder justifica el que un ludópata por ejemplo sea controlado por su familia, por su propio bien, toda la vida, y el que solo plantearse el dejar de acudir a tratamiento sea motivo de miedo porque entonces seguro que recaerá.
    La realidad al margen de los servicios de ayuda, o de psiquiatria, es desconocida precisamente porque esas personas se recuperan solas. Y existir sabemos que existen. Pero no se tienen en cuenta para las estadísticas ni para los tratamientos.
    Por eso decía también en algunas de mis entradas, que el tratamiento está encaminado en muchísimas ocasiones, a beneficiar, no al paciente, sino a los terapeutas, y a las familias. Esto creo que en el tratamiento de una simple apendicitis, no sería muy efectivo ni deseable. Se moriria el enfermo. Uy¡¡¡¡ me acabo de acordar de Heminway y del Electrochoque cuando dijo algo así como que fué un remedio valioso pero se perdió al enfermo.
    Saludos y un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Perdón, otra cosita mas (que pesao). Cuando me preguntan en cualquier sitio si soy fumador, contesto, de pesadito, que en este momento no estoy fumando, pero si me dan un cigarro seguramente sí. Normalmente ponen cara de "que graciosillo" o de "que gilipollas", pero es realmente como me siento. No puedo ser algo que hago, y que hago además de esa forma, puntualmente, y cuando me apetece.
    Se ve que no estamos hechos para las tonalidades, y lo de simplificar es lo que mola. Malo para ser humano....

    ResponderEliminar
  3. Hola, yo tambien estoy esquizofrenico llevo asi desde la adolescencia y diagnosticado por un psiquiatra desde los 35, he tenido la suerte de dar con una psicologa que no cree que la esquizofrenia sea incurable y que ha tratado a mas personas con este problema, despues de muchos años con ella en lo que se refiere a mi pensamiento ya no estoy psicotico, lo que me queda por arreglar son los sentimientos que todavia siguen siendo psicoticos: miedos y angustias desmesuradas pero que poco a poco se van haciendo manejables.

    Yo tampoco me he deteriorado nunca a pesar de la vida totalmente aislada que he llevado y es ahora casi con cincuenta años cuando he empezado a realacionarme con la gente, mi psicosis tomo la forma de una fobia social llevada a sus ultimas consecuencias.

    Yo tampoco creo en los psiquiatras que no tienen ni puta idea, con perdon, de cuales son las circunstancias que llevan a que una persona se vuelva psicotica y mucho menos de como curarla, de ahi que digan que la esquizofrenia es incurable en vez de admitir que son ellos los que no saben curarla.

    La manera en que enfocas el tema al decir "estoy" psicotica en vez de "soy" me parece muy acertada, mi psicologa habla de funcion, de la manera en que funcionan la personas y lo que funciona de una manera puede funcionar de otra por lo tanto si se funciona psicoticamente se puede cambiar la manera de funcionar y curarse uno.

    Me ha gustado mucho tu blog y espero seguir leyendolo.

    Me ha gustado mucho tu blog y espero seguir leyendolo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mirteria, bienvenido, me alegra que te guste el blog,y que hayas tenido tanta suerte con la terapeuta,a ver si crecen, ahora que estamos en primavera.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola Jesús, gracias por estar ahí, una vez más. Estoy encantada de conocerte, algún día tocarán unas cañas, cuando se despeje la nube de ceniza y alguno de los dos se anime a cruzar el charco.
    Muchos saludos

    ResponderEliminar
  6. Aprendo mucho contigo, puesto que supuestamente se me considera evidentemente cuerda, racional, bla,bla,bla. Sin embargo coincido en muchas de tus apreciaciones, en cierto modo me puedo sentir reflejada. Por cierto sabes alrededor de los 44 escribí sobre el ser y el estar de una forma ... digamos que ..filosófica. Desde luego tengo claro que estoy, lo del ser me parece harina de otro costal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ja, ja, tu comentario me recuerda a la teoría de las cuerdas, la de la física cuántica. Según lo poco que (no) entiendo de tal teoría, la nanomateria se organiza a través de las diferentes vibraciones de unas cuerdecitas que son lo más pequeño del mundo mundial, y estas cuerdecitas vibran como lo hacen las de los instrumentos musicales, así que eso suena más a estar que a ser ¿verdad?
    Todos somos cuerdas, y de las marchosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Coño¡¡¡¡. Hace poco anduve charlando con el hijo de un ocmpañero psicologo que es físico, que se quedó a cuadros porque no entendia como a un psicologo le interesaba tanto la física cuántica.....al rato le resultó evidente....
    Mirteria: hay psiquiatas y psiquiatras. Cuando un psiquiatra es bueno, es decir, no se limita a prescribir medicación y se aleja de un enfoque reduccionista y biologicista, suele ser muy bueno...El problema es que de estos hay pocos.
    Etiquetada: mira que para cañas soy como cochino para bellotas. A mitad de mes, si la nuebe lo permite, llevaré a mi hijo a ver un partido del Bacelona y aprovecharé para ver a algún amigo que tengo por ahí, así que eres de por ahí pues eso, una cañitas....(lamento la mentalidad insularista, aquí todo queda a dos pasos....).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que no soy de por ahí, pero si por algún sitio pones una dirección de email ya nos organizamos para la próxima.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. "...y sin embargo tengo muy claro que es algo que mi cerebro hace, como hace tantas otras cosas, no algo que soy."

    Me ha encantado el post, si no te importa te robo la frase.
    Saludos ;)

    César M.

    ResponderEliminar
  11. Vaya panda de chorizos estáis hechos...
    En fin, que sea para bien ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. A veces es más fácil llegar a lo que uno es a la inversa, por descartando lo que uno no es...

    El Ser y el Estar, en el ahora, momento denso... se desprendía continuamente de las actividades que llevabamos a cabo en una escuela en la que trabajé... donde lo principal era "hacer personas"... y todo lo demás ya vendría si tuviere que venir... Lo primero, era facilitar una personalidad humana pero resistente, con una profunda educación emocional.

    Este documental (al que me malintransportó el título de tu entrada) tiene muchos toques de aquellos años,

    http://www.youtube.com/watch?v=_hnXWt7uBJw&feature=related

    ResponderEliminar