martes, 20 de abril de 2010

Locus menos a menos

De vez en cuando me hago la loca
con la claridad que nace de la noche,
con la fuerza del invisible
manto que nos protege de guerras que no son nuestras
con la disciplina de la indisciplina
y palabras secretas desbordadas de todas las memorias.
Así de claro hablamos para entendernos
los que nos encendemos y los que se apagan entre fantasmas
reservando la voz para misiones imposibles
como imposible es que me calle sólo porque no me entiendas.
Hablamos claro cada vez que hablamos,
claro que quizá no quieras escucharnos,
para la pereza se inventaron todas las fronteras
y para las aduanas todo tipo de uniformes.

5 comentarios:

  1. En Canarias decimos, "hacernos el inglés o el Sueco", también por supuesto "hacernos el loco, o el longui"....
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡A veces pensar hace tanto daño!... hasta que te acabas inmunizando para seguir haciendolo, como no. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. no sé como decirlo... es cierto, la pereza es un muro enorme que nos impide pasar al otro lado, una venda en los ojos que nos impide percibir la realidad y apreciar sus matices... , somos unos perezosos patológicos... Si no?, por qué nos cuesta tanto escuchar? ( tenemos dos orejas, no debería costarnos tanto... )

    ResponderEliminar
  5. Alguien dijo que tenemos dos orejas y una boca para escuchar el doble de lo que hablamos...

    Supongo que por culpa del ombligo nos cuesta tanto escuchar...

    ResponderEliminar