sábado, 13 de julio de 2019

Flor y flecha

Escenas tiernísimas en el búho
(servicio nocturno de autobuses
para noctámbulas tranquilas
de una ciudad pequeña).

Hacia atrás
un capullo
recogido en sus envoltorios
escenifica una promesa
de purpurina dorada
y aerosol.

Lo prometido no es deuda
afortunadamente
si la flor se malogra
por ocultar
la nada
o los gusanitos.

Oh, vida breve.
Que efímera decepción.

domingo, 16 de junio de 2019

Soneto feminista

En esta zona de c@lor difuso
del cuerpo al ritmo siempre viajando
cuestiono seriamente si en el fondo
hablar tan claro no será confuso

no tanto por ausencia de misterio
como por miedo de invocar contrarios,
perderme en esta fiesta de inventarios
y reducirlo a una cuestión de ingenio.

La razón indígena, de tan alto precio
aconseja distancia, espacio y tiempo,
lingüística del texto

y ética del cuidado como faro
de asuntos enredados, como sueños
que venían, a lo tonto, del ritmo al cuerpo. 







martes, 4 de junio de 2019

Traba

Hay un lugar en mar cerca de este, admirable en su amplitud de mirada marítima, en las distancias de arena fina, las dunas, la fauna, la vida vegetal. Traba. Mi amiga B. regalaba su saber innumerables veces, su lugar de preferencia para ausentarse de la ciudad, quizás también de ella misma. Merece una visita, ni muy tarde, parte imprescindible de la idea de recuperar vivir antes que darle más vueltas a fantasmas de cualquier pelaje, seres y estares recurrentes en las fatigas que causan.

De niña sería ese el plan, de adulta hacerme niña, más veces. Se puede descansar después de esta travesura escrita, hundirse en ausencias que revelan detalles entre vigilias. Un hacer y placer sin sustancias ni angustias, plenamente prescindibles. Igual que una clave lúdica agazapada en una vida nueva, descubierta en una librería meses y meses y meses atrás, sin apenas interés justamente hasta aquí. Bienvenidas las sugerencias y las ganas.

domingo, 2 de junio de 2019

Katanazos

Empiezo por el final. Abandoné a mi fantasma en un despiste, una mañana calurosa de pausa entre partituras. Al volver a casa, ningún libro quería saber nada de mí, así que probé, sin más, a preparar una ensalada. Me la comí entera sin pesadillas en el estómago, una ensalada con cuadraditos que juntaban al azar sus caras en el mar de aceite. Tengo siempre la cabeza llena de rimas internas de mercadillo, y la duda en el borde de los barrios. Tengo también las letras en bucle y el ahí afuera en expansión. No se puede tener todo.

Tengo tengo tengo tú no tienes nada. En la tierra de la abundancia una podría guarecerse de las carencias, ja. ¿Ingenua a estas alturas? El arte y la psicología pelean a muerte el pastel político de las emociones. Si tienes la mala suerte de estar en medio, te llaman loca, por eso el orgullo, el amorcito colectivo, y el odiocito individual. Anda que vamos a avanzar mucho, con esta mochila.

Que nadie se engañe porque me planto, me riego y me crezco en los mejores jardines, una que tiene, sobre todo, suerte. Y lágrimas de sobra para aliviar sin miedo. Empiezo yo, y ya verás cómo te animas, que aquí nadie habla pero todo el mundo rabia. Y yo, que hablo, hablo de más. Antes me daba vergüenza y me dolía y me hacía daño y pensaba que por eso estaba loca. Ahora vivo en ese tipo de paz que te multiplica los afectos incluso cuando parece que se te van de las manos. ¿Querrías un poco de esto? Pues mira hay muchas costumbres sanas así por ejemplo llamar a las personas que quieres para las aventuras más tontas como recorrer andando la ciudad de punta a punta para cualquier recado un domingo por la mañana, intentando comprender por el camino si hace frío o calor.

¿Quién es el que esto mira
y precia la bajeza de la tierra,
y no gime y suspira
y rompe lo que encierra
el alma y destos bienes la destierra?


(Luis de León)



martes, 28 de mayo de 2019

Tú lírico

Me llena de sorpresa la playa que es tu ausencia,
sin plásticos ni conchas,
sin fiebre.

Tu distancia sin precio,
sin tiempo,
esa idea clara
de duelo tierno.

(Y si te encuentro,
tomaría dos vinos,
uno de risa,
otro con miedo
de cómo prendes la letra
hecho un incendio).

¿Te reconoces en los pájaros?






















Buda se fue a por tabaco

Cortar de raíz los deseos, a katanazos. ¿Eso cómo se hace?