martes, 10 de agosto de 2010

Actualmente deliro en vacaciones

...y es que el trabajo no me deja tiempo. Cuando tengo un mes libre...allá voy, viaje que te crió. Hace falta tiempo y dinero, si no, te das de cabeza contra problemas mundanos y se produce el chirrido, se corta la mayonesa. En vacaciones, en cambio, una tiene tiempo para desconectar, o reconectarse con esa parte espiritual, especial, dar paseos autorreferenciales, soñar con un mundo libre y telepático, mirar a las personas a los ojos y dar rienda suelta al amor. Porque delirando me enamoro de todo lo que se mueve, veo el querubín que cada ser humano lleva dentro, y veo el sufrimiento como lo veía Buda: ¡caca, cancelar!Delirando se despiertan los sentidos, y puedes respirar el aroma de una flor como si fuera la primera vez, o la última, sin importar la diferencia. Todo está en su sitio, todo tiene sentido, ves al asesino que esconde el vecino y piensas ¡huy huy mi gato líbrame de los hombres malos! El pelo ondea al viento y desprende fragancias milenarias, hueles a romero, espliego e imperio romano, ves a las SS cuando pasan los munipas y te emborrachas, porque esta vez a lo mejor te pillan, y mejor estar anestesiada. El sexo es magia al alcance de la mano y siempre hay alguien querido que te pregunta dónde estás, y vela por tu viaje y tú vuelves, con los ojos muy abiertos y diciendo "¡huau!, la de cosas que tengo que contarte" Y se las cuentas, más que nada porque se acaban las vacaciones y es bueno tener historias para contar en invierno a la luz de la lumbre, sobre todo cuando llueve y las gotas golpean los cristales. "Cuando estaba loca..." así empiezan todas las historias, así es la historia del mundo, delirio tras delirio.

Yo conozco mi locura, ¿conoces tú la tuya?

7 comentarios:

  1. Delirar por la intensidad del placer de lo que sea. Un lujazo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. me gusta eso de soñar con un mundo telepático, besitos!!!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que os guste. Besitos a todos

    ResponderEliminar