martes, 3 de mayo de 2011

Capitalismo y Esquizofrenia

Fragmento de una entrevista a Gilles Deleuze (filósofo) y Félix Guatari (psicoanalista), coautores de Capitalismo y Esquizofrenia

(me da que su sentido del humor está muy infravalorado)


G. D.- F. G.- Sí, una escuela de esquizofrenia sería una buena idea. Liberar los flujos, ir siempre un poco más lejos en el artificio: el esquizo es el que está descodificado, desterritorializado. Dicho esto, no se nos puede responsabilizar de los disparates: siempre hay gente dispuesta a esgrimirlos (véanse los ataque contra Laing y la anti-psiquiatría), Hace poco se publicó en el Observateur un artículo cuyo autor (un psiquiatra) decía: doy muestras de mi valor al denunciar las corrientes modernas de la psiquiatría y la antipsiquiatría. Nada de eso. Lo que él hacía más bien era escoger el momento adecuado en el que la reacción política se atrinchera contra toda tentativa de cambio en el hospital psiquiátrico y la industria del medicamento, Siempre hay una política tras los disparates. Nosotros planteamos un problema muy sencillo, similar al de Burroughs frente a la droga: ¿se puede alcanzar la potencia de las drogas sin drogarse, sin autoproducirse como un loco drogado? Con la esquizofrenia pasa lo mismo. Por nuestra parte, diferenciamos, de un lado, la esquizofrenia como proceso y, de otro, la producción del esquizofrénico como entidad clínica apropiada al hospital: ambos están en proporción inversa, El esquizofrénico del hospital es alguien que ha intentado algo y ha fracasado, que se ha derrumbado. No decimos que el revolucionario sea esquizofrénico. Decimos que hay un proceso esquizofrénico de descodificación y desterritorialización cuya conversión en producción de esquizofrenia clínica sólo puede ser evitada por la actividad revolucionaria, Planteamos un problema que concierne a la estrecha relación que existe entre el capitalismo y el psicoanálisis, por una parte, y entre los movimientos revolucionarios y el esquizoanálisis, por otra. Paranoia capitalista y esquizofrenia revolucionaria, por así decirlo, pero no en el sentido psiquiátrico de estos términos sino, al contrario, a partir de sus determinaciones sociales y políticas, de las que sólo bajo ciertas condiciones se deriva su aplicación psiquiátrica. El esquizoanálisis tiene un solo objetivo, que la máquina revolucionaria, la máquina artística y la máquina analítica se conviertan en piezas y engranajes unas de otras. Si, una vez más, consideramos el caso del delirio, nos parece que tiene dos polos, un polo paranoico fascista y un polo esquizo-revolucionario. No deja de oscilar entre ambos polos. Esto es lo que nos interesa: la esquizia revolucionaria por contraposición al significante despótico. Por otra parte, no merece la pena contestar de antemano a los disparates, ya que son imprevisibles, como tampoco la merece luchar contra ellos cuando se producen. Es mejor hacer otras cosas, trabajar con quienes van en el mismo sentido. En cuanto a la responsabilidad o la irresponsabilidad, nada sabemos de tales nociones: se las dejamos a la policía y a los psiquiatras de los tribunales.

http://www.nodo50.org/dado/textosteoria/deleuze.rtf. (texto extraído del excelente blog Una vista propia)

7 comentarios:

  1. interesante. "El esquizofrénico del hospital es alguien que ha intentado algo y ha fracasado, que se ha derrumbado"
    encontré un artículo "is schizophrenia a pre-mystical state" de Ravi Pisharadi que apunta una visión similar.
    los que concocen 'por dentro' esos estados diran lo bien o mal que se ajusta a su experiencia, en cualquier caso es útil para los que nos lo miramos 'desde fuera' (desde otras locuras)
    un abrazo,
    Pere

    ResponderEliminar
  2. Hola pere, creo que el "intento" va por el camino de conocernos y conocer el mundo con las herramientas que tenemos, el problema puede ser cuando la herramienta se vuelve arma, por desconocimiento y falta de práctica de su uso.
    Luego normalmente se nos ofrece inutilizar la herramienta mediante fármacos, y los fármacos pasan a ser herramienta sustitutoria que también puede convertirse, a su vez, en arma.
    Entiendo que quien ha tenido un accidente con un coche no quiera volver a subirse a uno, y también entiendo al que sigue conduciendo a pesar del miedo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Interesante artículo... "Decimos que hay un proceso esquizofrénico de descodificación y desterritorialización cuya conversión en producción de esquizofrenia clínica sólo puede ser evitada por la actividad revolucionaria"... pero digo yo, por qué dicen proceso esquizofrénico, cuando podrían decir simplemente descodificación y desterritorialización?... acaso no es eso esquizofrenia cuando la herramienta se vuelve arma?. No es esquizofrenia lo que ocurre cuando la mente no traduce correctamente lo que percibe y lo interpreta de un modo prerracional?
    Dentro de lo poco que sé, no se puede confundir un estado como la esquizofrenia como pre-místico, en todo caso es un estado más alejado del estado místico que un estado "racional"...
    Cuando esa inteligencia y creatividad se desparrama, se desborda, se produce un retroceso,nunca un avance... ahí estoy de acuerdo con los autores, en que debe producirse la actividad revolucionaria, para evitar ese derborde, para encauzar coerentemente ese caudal ingente de información...
    En fin... eso opino si se me permite...

    Saludos
    Roberto

    ResponderEliminar
  4. Hola minoritario Roberto, cuando Deleuze y Guattari hablan de descodificación y desterritorialización, se refieren, creo, a una forma de conformar-percibir la realidad previa o ausente de precategorías, prejuicios, estructuras... para D. y G. lo que tiene de interesante la esquizofrenia no es lo patológico, sino esa posibilidad de partir de cero, de empezar desde la no-categoría a codificar el mundo desde el caos. La deriva revolucionaria que proponen es la esquizofrenia como sinónimo de deconstrucción, es la esquizofrenia como metáfora de la posibilidad de habitar, o territorializar, al margen de la estructura, un nuevo mundo, unos nuevos ojos con los que ver.
    Me da la sensación de que el caos de lo esquizo vivido como patológico no les interesa especialmente, pero sí ese caos como punto de partida. A eso se refieren cuando remiten al problema de Borroughs, cómo drogarse sin drogas, cómo esquiziarse sin desquiziarse. En esa propuesta se asienta lo revolucionario, y algo de razón tienen, en el sentido de que cuando se logra despatologizar determinados síntomas o estados, se pueden usar para mirar, simplemente, sin que cause mayor riesgo. Es utópico, o quizá difícil o minoritario, pero no imposible.
    En cuanto a los estados místicos, nada sé de eso, excepto que somos místicos en el sentido en que somos desconocidos e interminables.

    Me encanta que opines, y que opines tan bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, entonces ahora entiendo un poco mejor lo que quieren decir.... pero no sé si lo comparto! :) Es decir, creo que un estado esquizofrénico no significa partir de cero... sólo hay esquizofrenia cuando hay algo en la mente, y ese algo, esa construcción, se derrumba.. entonces partimos de algo, de hecho el esquizofrénico ve las cosas a su manera, pero partiendo de una desestructuración de lo aprendido, no de la nada...

    La interpretación que yo he leído sobre esto y más me ha convencido es la de que para mirar las cosas desde la inocencia, hay que trascender el estado racional.., eso se puede hacer tomando LSD, meditando, u otros métodos. Lo que no veo claro es que la esquizofrenia pueda proporcionar una herramienta de acceso a ese conocimiento post-racional o trans-racional... decía Krishnamurti que "la verdad es una tierra sin caminos". Y dicen otras escrituras, algo así como que
    "el Conocimiento no puede ser alcanzado a través de la palabras, pero tampoco sin ellas"... u otra metáfora... que para "soltarse en el Vacío (por llamarlo de alguna manera), primero tienes que ir subiendo peldaños de una escalera, de una estructura coherente, hasta que, al llegar al último peldaño, puedas por fín prescindir de ella al darte cuenta de que nunca hizo falta... En fin, a lo mejor es que me da demasiado miedo el caos y prefiero creer estas cosas...

    Saludos
    Roberto

    ResponderEliminar
  6. hola tod@s,
    antes de que se inventaran tantas etiquetas se llamó 'demencia precoz' a fenómenos que ahora se llaman esquizofrenias. el adjetivo 'precoz' procede por aparecer en aquella estapa de la vida en que uno toma todo lo que padres y entorno le han dado, descarta algunas cosas y reorganiza el resto para desarrollar su propia forma de ser en el mundo. y en ese proceso pueden suceder errores, problemas y accidentes. conozco quien ha calificado de 'descarrilamiento' lo qué médicos llaman brote psicótico; otros usan con palabras que también sugieren accidente.
    algunas tradiciones místicas dicen que 'no se puede tomar el cielo por asalto', ¿que les sucederá a los que lo intentan?
    saludos,
    Pere

    ResponderEliminar
  7. Pere, si la psicosis y el delirio no son intentos de reorganizar el mundo, entonces no sé lo que son. Otra cosa es que sea un sistema de aprendizaje tan radical y poco ortodoxo que todos los intentos de acercarse a ellos no sean nada más que incomprensiones, represiones, descalificaciones y propuestas tan estimulantes como la asunción de patología, de cronicidad y de psicofarmacologización necesaria y conveniente (ya sabemos para quién). Nadie dijo que enfrentar el mundo, el propio y el ajeno, fuera fácil. Pero me atrevo a decir que enfrentarlo con cierto riesgo, por caminos alternativos a las propuestas psiquiátricas, puede ser muy reconfortante.
    Saludos.

    ResponderEliminar