jueves, 17 de diciembre de 2020

Palabras pesadas

Hay palabras que pesan toneladas. "Psicosis" es una de ellas, porque hace hace falta carnet de maquinaria pesada para moverla con soltura por el mundo. Vas a tener mil ojos esperando que fracases, que le des la razón a las teorías biologicistas, que justifiques el sueldo, la reputación y el salario de muchos expendedores de relatos cronificantes, y recetas que los clavan en el cuerpo. Vas a tener mil ojos pendientes de un error de cálculo en el traslado de una experiencia a una esperanza. Empezando por tus propios ojos, aquellos que no pueden dejar de observar con la máxima atención los detalles relacionados con esa palabra, con la mirada que esa palabra imprime sobre tu persona. Hace falta, muchas veces, una fuerza sobrehumana para levantar cabeza en medio de todos y cada uno de los prejuicios que se ciernen sobre ti cuando paseas la psicosis ante los otros, que a veces se vuelven pequeños infiernos momentáneos (no siempre). Y sin embargo, esa fuerza estuvo y sigue estando, construyéndome. 

De alguna forma, esa fuerza es como la libertad, porque nunca está garantizada, porque te pone en situación de tener que luchar siempre por ella, en los entornos más cotidianos, en las interacciones más intrascendentes, en sus requerimientos más inesperados. Agotador, también.

¿Y no podías haber dejado la palabra quietecita? ¡Bum! Heridas hacia dentro, autoagresión simbólica. (Qué absurdo es el mundo, qué pobre en significados. Ni los que trabajan con palabras se salvan de esta cortedad de miras) 

Entonces llegaron las amigas, llenando mi pequeño desierto de sentido. Cargadas de amor me escuchan, restauran mi sitio, el nudo se deshace y peso mucho menos que la palabra movida. Me vuelvo ligera y escribo para que nadie agache la cabeza cuando maneje palabras tan densas. Al contrario, yo querría dibujarles unas alas, soplar sus velas, quitarles peso. No estamos solas, y cada vez menos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario