sábado, 30 de octubre de 2010

La música de la ciencia

El racismo es simultáneamente homicida y suicida. Los imperios se convirtieron en tales gracias a la convivencia de pueblos y culturas diversas, y se colapsaron cuando se fragmentaron. Así ha ocurrido y sucede en las naciones con las guerras civiles y cuando, para enfrentarse a las crisis, tomaron a las minorías como chivos expiatorios. El racismo es suicida porque no sólo golpea a los que pertenecen a pueblos distintos sino a los mismos que lo practican. La tendencia al odio indiscriminado que lo alimenta se extiende por contagio de ideas a toda alteridad externa o extraña con respecto a una definición cada vez más estrecha de la "normalidad". Agrede a quienes están "fuera de la raya", los "locos", los "pobres de espíritu", los gays y lesbianas, los poetas, los artistas, los escritores alternativos, todos los que no son homologables a tipologías humanas estándar, aunque sean quienes permiten realmente a la humanidad cambiar continuamente y vivir. Todo sistema viviente se mantiene tal si sólo es capaz de cambiar, y nosotros, los seres humanos, cambiamos cada vez menos con los genes y siempre más con los inventos de nuestros "benévolamente desordenados" cerebros.


Rita Levi Montalcini, Neuróloga y premio Nobel de Medicina

Nicola Matteis (1670-1698) - Diverse bizzarie sopra la vecchia sarabanda...

Ignorancia

Intento ser positiva, animosa, optimista, desdramatizadora, fuerte. Intento, y consigo, entrar en un rapto de toda voluntad al despertar de cada orgasmo largo y dulce que me regala el amor. Serenidad y alegría es lo que pido para mí y para el mundo. Pero yo estoy loca, así que puedo pensar y decir lo que me de la gana porque nadie me va a tomar en serio. El estigma es eso, entre otras muchas cosas más graves que que me den o me quiten la razón.

Cosas mucho más graves como la desigualdad ante la ley. Cosas como que en documentos legales de acceso al empleo público se especifique que la persona aspirante declare que no tiene ninguna enfermedad física o mental que le impida el desempeño de sus funciones. Ya me están quitando, o poniendo seriamente en duda, el derecho a un trabajo para el que estoy sobradmente cualificada, por formación académica, vocación, aptitud y actitud. Pero mejor ocultarse para minimizar las capacidades, mejor hacerse la tonta para no llamar la atención, mejor dedicarse a trabajos alegales para los que, curiosamente, también tengo muchas aptitudes, mejor vivir modesta y tranquilamente, rodeada de buenos amigos y decelerando mis espectativas. Buenos amigos. Tengo tantos como merezco.

Estoy, a pesar de todo, contenta de conocerme.

Nada me impide encabronarme y compadecerme, al mismo tiempo, por tanta ignorancia. Me hace hasta gracia proponer que tratemos a cada persona con la que interaccionemos como si fuese la sabia más sabia, en un intento de ofrecer, si no respuestas, sí al menos un elevado concepto de la interlocución, el que cualquier persona merecería por el hecho de serlo, en cualquier circunstancia. Desmontando,elegantemente a ser posible, actitudes profundamente reaccionarias que ocultan las ideologías, las relaciones afectivas, las relaciones laborales, por no mencionar otros espacios de relación donde resulta más obvio.

Así nos relacionamos nosotros en la tribu del amor a primera vista y los seres imperfectos que aprenden todos los días cómo minimizar las actitudes lesivas, rumbo a un concepto de inteligencia que recicle el lado oscuro.

Cuanto más loca estoy más tiendo, escuchando con cariño y paciencia a quien pretende, con la mejor intención, desengañarme. Pero, insisto, ya estoy demasiado loca para querer ser normal. La normalidad, en mi opinión, no sólo está sobrevalorada sino que pongo seriamente en duda su existencia cada vez que abro los ojos a un nuevo día, también cada vez que un nuevo día me los abre a mí.

Confío muchísimo, confío patológicamente, estoy enferma de confianza.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Lucideces

cosas que tu psiquiatra nunca me dijo


Había una vez una chica que padecía de lucideces, crónicas, intermitentes o invisibles, según el día. Era su tierra especial en fenómenos telúricos, de forma que fantaseó muy pronto con decicarse al turismo cultural, geografía e historia de las principales penínsulas rodeadas de mar por todas partes menos por una que venía siendo el viento. Arrebatósela por el camino la literatura en su empeño fantástico de contar el mundo con pocos nombres y apellidos que no lo fueran o fuesen, o, al menos, fantasmagóricos. Y quedó pendulada de Rayuela en medio de un tren. Casi se muere del susto.

Si no llega a ser por la chamana supermana, hubiera permanecido multiproblematizada por el concepto de familia, pero no. Resistiendo resistiendo se fue acostumbrando a la idea de hacer habitualmente lo que le viniese en gana, tan habitualmente como su férrea voluntad le viniese permitiendo, cayendo en desgracia cuantas veces fueran necesarias para alcanzar lo inalcanzable, que nunca era igual a sí mismo.

Tal panorama no podía salir gratis, ni pagando. Pero no era la morosidad, tampoco, su punto fuerte. Tonteó con el delito y ahí se le dió la vuelta el mundo, qué sudores fríos para una nena de colegio de monjas, y por qué tontería tan fácil de reparar se hubo de quedar para el arrastre y no de barcos. Y tampoco fue eso lo que la había de llevar a conocer no tanto el hielo como el infierno en una noche de miedo serio, tan serio e indeseable, o más, que el peor enemigo de cualquiera.

Los que habían de salvarla usaron también el miedo, entretejiéndoselo en el cuerpo con hilo blanco industrial y primorosamente bordado a máquina. Acuarelar las consecuencias no fue del todo mala idea, teniendo en cuenta las pocas personas que comprenden sus extraños cuadros. Ahora bien, toda la vida pintando miedos acaba con la paciencia de cualquiera, mejor le hubiera ido con buenos amuletos de los que venden en todo a cien.

Qué importa ahora que la buena música le baila las lucideces. Y más que hubiera.

No por mucho madrugar...

No por mucho madrugar entre las sábanas
amanece más temprano entre las piernas

domingo, 17 de octubre de 2010

Inmigración y salud mental

Todo lo que voy a decir bajo este título son reflexiones y memorias de interesantes cursos a los que asisto en la universidad(cualquiera).

La defensa de los derechos de los inmigrantes es la defensa de los derechos de todos. Los derechos, o son universales o entonces no son sino privilegios.

Si te niegan los derechos como persona, la salud mental se tambalea. Es duro vivir con miedo debido a los papeles, a mi la historia, en cierta forma, me suena.

Necesidades urgentes: prácticas transnacionales, compromiso, horizontalidad en las relaciones, solidaridad y respeto. Y añado empoderamiento y compasión (entendida como "sentir con", "ponerse en el lugar de")

Porque los inmigrantes no vienen sólo buscando trabajo, que también (y qué trabajos, muchas veces), vienen buscando trato igualitario, disfrute de libertades, ampliación de perspectivas vitales, acceso a la sanidad, derechos laborales. Eso es, en muchos casos, más importante que el trabajo. Como decía Amin Maalouf en "El desajuste del mundo", ojalá "¿Occidente?", cuando va por ahí a llevar la democracia, lo hiciese de verdad, que si tal fuera se recibiría con los brazos abiertos,muchas personas hasta se quedarían en sus paises de origen,liberados de la angustia de la huida forzosa( otro aspecto relevante para la salud mental)

Vienen buscando y vienen trayendo y llevando, aquí cultura, impuestos, y compras,y para allá se llevan lo que pueden, también cultura, también impuestos, también compras, las remesas que los inmigrantes envían a sus países de origen suponían el año pasado tres veces más que toda la ayuda al desarrollo, hablamos de cifras globales.

Inmigración y salud mental, por favor.

martes, 12 de octubre de 2010

Buenos días

Fai un sol de carallo! Onte pedazo de juergha e hoxe invítannos a café. Non se pode pedir máis. Feliz día do Spa(nadade que é moi bo para a espalda)

sábado, 9 de octubre de 2010

Me he quedado sin palabras

Eso es porque tengo muchísimo sueño. Esta mañana me he ido a trabajar de reenganche, pasé por el dormitorio, pero sólo descansó mi cuerpo (que no es poco). Ahora que mi mente parece serenarse y poner cada cosa en su lugar(en la medida en que tal empeño es posible en estos tiempos)parece que mi mente empieza a descansar, o lo que es lo mismo, tomar carrerilla para seguir hablando de lo que creo que importa, creencia mucho más ética(lo que quiera que eso pueda ser)que religiosa. Pero ese seguir hablando queda para otro momento, ahora me voy a enchufar unas mágicas pastillitas de modestas hierbas que tampoco están libres de efectos secundarios, revuelven un poco el estómago pero no mucho más que un café a deshora, o el exceso de tabaco, cuando me da por ahí.
Me siento vulnerable y cansadísima,hoy estoy poco.

martes, 5 de octubre de 2010

Otoño templado

Algunas hojas se caen de los árboles,un montón de amigos vuelven a probar todo lo nuevo del otoño en el mundo del otoño, nuestro estado natural. Bienvenidos!!!!

domingo, 3 de octubre de 2010

Terapias (deshaciendo la maleta)

Cariño
Sexo
Cariño
Pintura
Cariño
Salir de marcha
Cariño
Chatear
Cariño
Acción política
Cariño
Valeriana
Cariño
Viajes
Cariño
Estudio
Cariño
Lectura
Cariño
Cine
Cariño
Cualquier cosa

Cariño:Sentido de la amistad, sentido del humor, sentido del amor, sentido del cuidado responsable, sexto sentido.

Sexo: sentido del placer y la confianza

Pintura: Sentido de la expresión de lo sentido

Salir de marcha: Sentido de la diversidad

Chatear: Sentido de la agilidad mental

Acción política: Sentido de la justicia

Valeriana: Sentido de la necesidad del sueño

Viajes: Sentido de la electricidad interpersonal

Estudio: Sentido del desarrollo de la inteligencia

Lectura: Sentido del mundo sentido como atemporal

Cine: Sentido de la mirada ajena

Cualquier cosa que desarrolle los sentidos